29 de diciembre de 2016

#VDLN ~ Los covers de Leo

Leo Moracchioli es un showman metalero de Noruega, aunque había formado varias bandas anteriormente, saltó a la fama con su canal de youtube adonde sube covers metaleros de todo tipo de canciones, sin importar el género.


Los vídeos son muy dinámicos y cargados de humor, además en ocasiones se hace acompañar de su esposa en el bajo y también interactúa su pequeña hija.



Santa Claus is comming to town


Con dedicatoria especial a José María de La Parejita de golpe, porque le quedé debiendo el villancico en el VDLN pasado. También porque a veces hay que reír para no llorar y a mí también me pegó bastante la partida de Carrie.

[su_youtube_advanced url="https://youtu.be/EOrlk07csHY" width="700" height="500" rel="no"]

 

Zombie


Mi cover favorito, con su esposa Stine (Sin contar la versión acústica que interpretan unas amigas...)

[su_youtube_advanced url="https://youtu.be/4e4bAsQ4r30" width="700" height="500" rel="no"]

 

Ghostbusters y Moves Like Jagger


Con su pequeña hija.

[su_youtube_advanced url="https://youtu.be/hF39e_hnFb8" width="700" height="500" rel="no"]

 

[su_youtube_advanced url="https://youtu.be/nPAAIX8g6L4" width="700" height="500" rel="no"]

 

Bonus


[su_youtube_advanced url="https://youtu.be/NBiQPZxd81s" width="700" height="500" rel="no"]

 

[su_youtube_advanced url="https://youtu.be/JdLhYrRlJ4Y" width="700" height="500" rel="no"]

 

[su_youtube_advanced url="https://youtu.be/R3C9CVsZ_8I" width="700" height="500" rel="no"]

 

 

Viernes dando la nota

 



22 de diciembre de 2016

#VDLN ~ El primer mes

Hoy/Mañana nuestra Pequeña Khaleesi cumple un mes, la aventura ha sido intensa y hermosa. Aprendemos algo nuevo cada día tratando de hacer lo mejor que podemos para merecerla y darle todo el amor y cuidados que requiere.


Estoy muy cansado, a veces creo que la tarea me sobrepasa, pero miro esas ojitos y nada más importa. Esto de la paternidad tiene algo mágico que aún no llego a comprender, pero me agrada mucho.



Sweet Child O' Mine - Guns N' Roses


[su_youtube_advanced url="https://youtu.be/YFQaUA-vBbI" width="700" height="500" rel="no"]



Los primeros días la bebé llora todas las noches, toda la noche. Llora y llora y llora y llora y llora... sin parar. Logramos que se duerma instantes, pero comienza de nuevo. Está completamente sana, nada le duele, aún así llora. A veces es desesperante, se me hace el corazón una bola arrugada de papel ante la impotencia de no poder calmarla ¿Qué estoy haciendo mal?




Angel - Aerosmith


[su_youtube_advanced url="https://youtu.be/CBTOGVb_cQg" width="700" height="500" rel="no"]



Al fin aprendemos a reconocer un poco su llanto y sabemos que es lo que quiere, pero complacerla es muy difícil: La única forma de lograr que se duerma es con la teta, además la mayoría de las veces al sentir que Mamá Dragón se la quita, al poco rato se despierta y rompe en llanto otra vez. Mamá tiene los pezones destrozados y el dolor es terrible.


Hay quienes nos dicen que eso no se debe hacer, que es malcriarla, pero hasta ahora hemos intentado casi todo lo que nos recomiendan y ella no para de llorar hasta que no tiene su teta. También hemos leído que es normal que sea así... En fin, seguiremos intentando y aprendiendo.




Don't Cry - Guns N' Roses


[su_youtube_advanced url="https://youtu.be/zRIbf6JqkNc" width="700" height="500" rel="no"]



Si yo estoy cansado, no puedo imaginar cómo está mi esposa y también me siento impotente por no poder ser un poco más útil. Mamá Dragón es una campeona, es mi fuerza, y la Fuerza siempre está conmigo. Y con todo lo meloso y lo cliché que voy a sonar; tengo que decir que ella es todo para mí, porque aunque mi Pequeña Khaleesi sea también ahora todo para mí, he descubierto que en esta situación el corazón lejos de dividirse, se expande.




Berlin - Take My Breath Away


[su_youtube_advanced url="https://youtu.be/Bx51eegLTY8" width="700" height="500" rel="no"]






18 de diciembre de 2016

Crónica de la felicidad: De cómo la pequeña Khaleesi vino al mundo

¡Ya nació! Mi Pequeña Khaleesi, mi hermosa Princesa Rebelde ya está entre nosotros...



Manita


En el último VDLN comenté que me había desaparecido casi un mes por una serie de acontecimientos, en esta entrada intentaré ordenar y exponer esos acontecimientos maravillosos, regulares y los malos también.



Noticia inesperada


El miércoles 09 de noviembre tuvimos el último ultrasonido, que a su vez fue el primero y único ultrasonido que tuvimos por parte de la Caja Costarricense de Seguro Social (C.C.S.S), aunque la noticia que nos dieron estuvo dentro de las situaciones más comunes en un proceso de gestación, la verdad es que no la esperábamos, por ello nos tomó por sorpresa.


Nos habíamos acostumbrado a que nuestro embarazo rayara en la perfección, las citas de control en la C.C.S.S. siempre fueron de lo más normales: Escuchábamos el potente corazón de nuestra Pequeña Khaleesi, el médico nos daba recomendaciones básicas, le exponíamos una que otra duda; que el siempre respondía de forma amable, amistosa y atenta. Además en cada cita reiteraba sus felicitaciones a la orgullosa Mamá Dragón por su buen estado de salud, su peso adecuado y el buen seguimiento de las recomendaciones. Todo normal, todo perfecto...


El 09 de noviembre, en el ultrasonido, chocamos contra un muro. La secretaria/recepcionista de la consulta era la personificación de la amargura, un claro ejemplo de lo que de seguro pasa cuando alguien odia su trabajo y solamente se mantiene en el porque debe ganarse el pan; sin embargo, eso casi no hizo mella en nuestra buena disposición y constante alegría. Lo que sí nos afectó un poco fue la actitud de la doctora que realizó la prueba.


Decir que la doctora nos trató mal no sería justo, sin embargo, fue muy fría y cortante, le percibimos cierta molestia cuando le hacíamos preguntas, las cuales respondía un poco de mala gana, tal vez simplemente no estaba en su mejor día, todos tenemos nuestros buenos y malos momentos.


La noticia que nos descolocó fue que la bebé estaba "sentada", por ello la cesárea quedaba programada para quince días después.


Sí,  ya sé que eso no es nada comparado con lo que pasan muchas personas para lograr tener a sus hijos. Pero hay que entender que estábamos tal vez muy mal acostumbrados a que todo fuera demasiado perfecto y teníamos "planeado", (tan ingenuos nosotros) que el parto se diera en las primeras semanas de diciembre y de forma "natural". Probablemente la impresión no hubiera sido tanta si la noticia se nos hubiera comunicado de forma diferente, pero es que nos la dejaron ir "sin anestesia".


Le preguntamos a la doctora si había posibilidades de que la Princesa Rebelde se volteara a la posición correcta, pero una vez más, nos respondió de manera cortante:


"El día de la cirugía se le hace un ultrasonido rápido para ver si está encajada en la misma posición. Pero vaya haciéndose a la idea, porque es improbable que el producto se mueva a la posición correcta. Llegue a urgencias con esta boleta el 23 de noviembre a las 6:00 a.m. para que la internen y en el transcurso del día, si se abre un espacio, procedan con la cirugía. No puede ingerir alimentos sólidos o líquidos, ni siquiera agua, desde el 22 a las 8:00 p.m."






[caption id="attachment_238" align="aligncenter" width="948"]Referencia a la cirugía. Referencia a la cirugía.[/caption]


Mamá Dragón fue la más impactada con el nuevo panorama, pues nunca en su vida había pasado por una cirugía, con el agravante de que habíamos escuchado tantas historias de cesáreas con sinfín de complicaciones en la C.C.S.S. (mismas que en ningún momento tuvimos constancia de que fueran reales), además hace un tiempo habíamos visto una noticia dónde a una mamá le declararon a su bebé muerto al nacer, pero ella aseguraba haberlo oído llorar en la sala de parto... Con todo, los temores se dispararon: Que si me ponen anestesia general y no despierto; que sí me cambian a mí bebé; que en una cirugía cualquier cosa puede salir salir mal; que si lastiman de alguna forma a la bebé y no me doy cuenta; que yo quería un parto "natural"... y cualquier otro temor y/o situación por más racional o irracional que sea posible imaginar.


Yo para ese momento tenía bastantes días de dormir mal, intentando terminar a plazo el trabajo final del semestre, que consistía en programar un juego en Java con un mar de requerimientos. El trabajo estaba diseñado para tres personas, sin embargo, mis compañeros se rindieron demasiado pronto y abandonaron, dejándome a mí sólo el trabajo de tres.



Tocando tierra


Gracias a los consejos y el apoyo de amigos y familiares nos recompusimos de el "susto" bastante rápido. Teníamos un par de semanas para afinar los detalles que hicieran falta para darle la bienvenida al mundo a nuestra Pequeña Khaleesi.


Una de nuestras mejores amigas también está embarazada, por una serie de complicaciones que tiene en la cadera desde que era niña, casi desde que supo que estaba embarazada el médico le indicó que en su caso el nacimiento de la bebé será por cesárea, por esta razón se encargó de informarse todo lo posible sobre los médicos quienes posiblemente le harían a ella la cirugía. Como el seguimiento de su embarazo es en el mismo hospital del nuestro, ella se encargó de tranquilizarnos e informarnos sobre la calidad y profesionalismo de los médicos que forman el equipo en el hospital de nuestra región.


Pasada una semana del "shock" Mamá Dragón hasta hacía bromas sobre la situación, y ¡Cómo no! me culpaba a mí de todo:




- Ves, por estar diciéndole que es una princesa, pero rebelde. Nos salió rebelde de verdad y no se quiso colocar en la posición correcta. Ahora quien sabe con qué nos va a salir por llamarla pequeña Khaleesi. Es tu culpa por estar poniéndole la "Marcha Imperial" esa, el tema de Juego de Tronos y tanto rock...



Luego de superada la preocupación de la cesárea surgió otra: El huracán Otto se aproximaba al país y se tenía previsto que llegara justo el día que estaba programada la cesárea, en nuestro cantón estaba declarada alerta roja. Es el primer huracán que ha tocado tierra en Costa Rica desde que se llevan registros.



La Espera


La noche del 22 de noviembre, a las 11:55 p.m. había vencido el plazo para presentar el trabajo final, mismo que entregué con bastantes falencias, pero no me quedaba de otra. Además ya nada me importaba; estuve 41 horas sin dormir (por lo menos en la cama, que de seguro me dormí varias veces frente al teclado). Me acosté más o memos a la una de la mañana y a las 4:00 a.m. ya estaba en pie otra vez, ultimando detalles para lo que venía.


Aquí en San Ramón, la noche estaba muy tranquila, despejada. Ni rastro de huracán.


El miércoles 23 de noviembre llegamos puntuales (a las 6:00 a.m.) a la sección de urgencias del Hospital Dr. Carlos Luis Valverde Vega de San Ramón.





[caption id="attachment_240" align="aligncenter" width="381"]Internandose Lista para internarse.[/caption]


Mamá Dragón bebe agua en cantidades impresionantes, y dado que no había probado ni una gota desde el 22 a las 8:00 p.m. siguiendo las indicaciones de la doctora, estaba muerta de sed. Es curioso ver el juego psicológico pues al saber que no podía beber agua, más lo deseaba y por ende la sed se le agravaba aún más.


Yo tenía cara de idiota (más que de costumbre). Extrañamente no coordinaba bien mis movimientos por el exceso de sueño y Mamá Dragón se divertía escuchándome decir estupideces porque los nervios, la felicidad y también el sueño sobre-estimularon al niño que llevo dentro/muy afuera.


Revisados y sellados los papeles de internamiento a Mamá Dragón le asignaron una cama. Luego de ponerse la bata le colocaron una vía con una solución salina para evitar la deshidratación, además de poder administrarle antibióticos y todo lo necesario para prepararse para la cesárea, además una sonda para drenarle por completo la vejiga. A mí me permitieron quedarme junto a ella hasta que entrara al quirófano, pero no podría estar durante la cirugía.


La espera se hizo eterna, con cada segundo los nervios aumentaban. Realmente no sabíamos en que momento iba a ser la cirugía, las horas pasaban a cuentagotas, el hambre y principalmente la sed, ya eran insoportables.


A eso del medio día dejé el hospital para hacer unas diligencias, tardé poco más de una hora y me costó un poco que el guarda me permitiera volver a entrar. Cuando llegué donde estaba Mamá Dragón estaba en una camilla preparada para entrar al quirófano, al verme rompió a llorar por causa de la ansiedad, los nervios y el cóctel de emociones. A las 02:00 p.m. cambió el turno del hospital; íbamos a tener que esperar aún más, para que el personal entrante se pusiera al día con la situación y la nueva doctora decidiera cuando operar.


La lluvia se escuchaba fuerte, el huracán estaba cada vez más cerca.


Las enfermeras que iban saliendo pasaron a despedirse de Mamá Dragón, dándole ánimos, tratando de aplacarle los nervios. Le decían que al día siguiente estarían felices de conocer a la Pequeña Khaleesi. Es muy importante destacar el excelente trato que todo el personal del hospital y el EBAIS nos brindaron en todo momento, por ello estaremos eternamente agradecidos.


Afortunadamente la doctora del primer turno decidió quedarse y realizar la cirugía aunque ya hubiese acabado su turno. A las 02:20 p.m. más o menos, Mamá Dragón fue llevada al quirófano.



La Pequeña Khaleesi que venció el huracán


Nuestra bebé vino al mundo el 23 de noviembre de 2016 a las 02:44 p.m. pesó 2.710 gramos y midió 47 centímetros. Fuerte y sana, gracias a Dios, "con todos sus deditos" como suele decir mi abuela.


Yo estaba fuera del quirófano tratando de mantener la calma para no sucumbir bajo el peso de la impaciencia cuando apareció una enfermera, conocida de la familia y me dijo que ya podía ir al área de Neonatología a conocer a mi bebé. Mamá Dragón aún estaba en cirugía, todo había ido perfecto, pero no podría verla hasta que la pasaran al salón de maternidad, ahora iría a recuperación.





[caption id="attachment_241" align="aligncenter" width="1280"]Primer encuentro La primera foto.[/caption]


Al acercarme muy despacio a la incubadora me topé con unos ojitos oscuros y vivarachos, me sumergí en ellos y todo lo que había a mi alrededor desapareció.


Empecé a hablarle igual que lo hacía cuando estaba en la pancita de Mamá Dragón. Abría y cerraba los ojitos muy despacio y de vez en cuando se quedaba muy quieta poniendo atención.


Estuve mucho tiempo abrazado a la incubadora conteniendo el aliento, hasta que por fin me atreví a abrir las portezuelas por donde se meten las manos y muy despacio le rocé sus piernitas, puse sus pequeñitas manos entre las mías, siempre con el temor de que se me fuera a deshacer de un momento a otro. Es uno de los mejores momentos de mi vida.


Salí de la habitación para que la bebé descansara. Como no podría ver a mi esposa hasta que saliera de recuperación, lo que según me indicaron iba a tardar bastante, decidí irme a casa a descansar un poco, comer, ducharme y traer algunas cosas que mis amores pudieran necesitar, ya que por ser cesárea iban a estar internadas al menos tres días.


El clima estaba en calma, sólo hacía un poco de frío.


A las 08:30 p.m. llegué nuevamente al hospital, pero aún mi esposa no había salido de la sala de recuperación, ya me empezaba a preocupar pero por dicha aproximadamente media hora después vi cómo la trasladaban al salón de maternidad en una camilla y fui corriendo tras ella. No tardaron mucho en traer a la bebé para que le diera pecho por primera vez.


La enfermera nos dio indicaciones básicas y nos explicó que no debíamos alarmarnos si en un principio la bebé no quería agarrar el pecho pues en algunos casos el proceso tarda un poco. Fue sorprendente ver como la niña desde el primer instante se prendió del pecho y comenzó a comer como si ya lo hubiera hecho muchas veces, hasta la enfermera quedó un poco impactada.


No recuerdo muy bien porqué, pero le indicaron que aún no podía beber agua ni comer. El aspecto de Mamá Dragón no era muy bueno, debido a la sed, entonces busqué un lavatorio y mojé mi pañuelo para humedecerle los labios y exprimirle gotitas de agua. Pasaron preguntando quienes de la mamás querían cenar o tomar algo de líquido (fresco de avena) y a mi negra le explicaron muy amablemente que ella tenía que esperar un poquito más.


Pasadas las 10 de la noche se empezó ver mucho movimiento, varias enfermeras salían y entraban de las habitaciones. Una de ellas entró donde estaba Mamá Dragón y otras 3 Mamás, le entregó una gran bolsa de plástico rojo a cada una e indicó que ya el huracán estaba muy cerca, debían estar preparadas para, en caso de que se diera alguna situación de emergencia, disponer de las pertenencias indispensables en la bolsa y prepararse para seguir indicaciones. El ambiente se puso bastante tenso, porque a pesar de que la noche estaba calmada, las instrucciones y la previsión de las enfermeras creó un poco de alarma (En lo personal me parece que actuaron de forma correcta, pues a pesar de que las Mamás se asustaron un poco, era mejor que se estuvieran bien preparadas para cualquier eventualidad).


A mí me enviaron a casa, diciéndome que todo iba a estar bien, al día siguiente podría estar de nuevo con Mamá Dragón y la Pequeña Khaleesi.


Mamá Dragón me contó luego que a la una de la mañana le llegaron a cambiar la sábana empapada de sangre y le dijeron que se bañara. Al levantarse casi se desmaya, una enfermera le ayudó a llegar al baño y al verla mojándose los labios le dijo que ya podía beber agua, iba a buscar un vaso para darle de beber, pero no le dio tiempo, pues ella de la desesperación se pegó del grifo y estuvo bebiendo largo rato. Revivió.


Al amanecer en los noticiarios se veían los destrozos causados por el huracán en algunos cantones del país. El huracán había tomado fuerza durante la madrugada y en cuestión de un par de horas arrasó pueblos enteros. Dichosamente en la zona dónde vivimos no pasó nada grave, pero fue muy contradictorio ver la felicidad que nosotros estábamos experimentando frente al dolor de otros.


Es impactante ver imágenes de lugares que alguna vez habíamos visitado y que aún teníamos frescos en la memoria, completamente destrozados. Las imágenes de la televisión eran desconsolantes.




[caption id="" align="aligncenter" width="1200"] Fuente: crhoy.com[/caption]

 

Los datos oficiales de la tragedia reportan diez personas fallecidas. La afectación directa la recibieron más de 10.800 personas, 3400 personas se encuentran ubicadas en albergues, 412 poblados fueron afectados, existe daños considerable o total en 2.778 kilómetros de carreteras, además de 8 puentes y 1.598 viviendas destruidas.


Sonó el teléfono. Era Mamá Dragón para avisar que podía ir a por ella, pues estaban dando salida a los pacientes que no estuvieran graves, para hacer espacio en los hospital previendo que se necesitara trasladar heridos por alguna situación referente al desastre causado por el huracán.


Ya para la tarde estábamos en casita disfrutando a la bebé, lo que siguió ha sido toda una aventura (noches en vela, cambios de pañales, los primeros baños y el temor a lastimarla, las dificultades y trucos para lograr que se duerma... ¡Esto apenas comienza!) que poco a poco iré relatando, porque me da la impresión de que esta entrada está demasiado larga y ya se me salió de las manos...


Las zonas afectadas por el huracán comienzan a levantarse con mucha voluntad y con la ayuda de todo el país, se han hecho varias campañas muy exitosas y el 50% de lo recaudado en la Teletón se destinó a ayudar a los afectados.


Mamá Dragón por su parte resintió un poco el haber salido tan rápido del hospital, pero ahora creemos que fue lo mejor, pues ha tenido una recuperación increíble, además las amigas la miran con envidia pues a 24 días del parto parece que nunca estuvo embarazada (cinturita de avispa, cero estrías... tan hermosa cómo siempre y todavía más (¿aunque de dónde han sacado que una mujer que acaba de ser madre pueda verse mal?)).




[caption id="attachment_242" align="aligncenter" width="470"]Felices Mis dos amores.[/caption]


¡Soy el Papá más feliz de la galaxia!


¡Soy el Esposo más feliz de la galaxia!

#VDLN ~ Editus y más Marta Fonseca

En el VDLN de la semana pasada comenté que llevaba desaparecido varias semanas por una serie de acontecimientos. En esta entrada les narro dichos acontecimientos por si alguien quiere darse la vuelta...


También en el VDLN de la semana pasada vi que había gustado mucho Suite Doble, en especial la voz de Marta, la vocalista. Por ello esta semana repito con ella, pero con un par de notas especiales, en la primera canción está interpretando un cover de José Capmany, de quien ya les había hablado en un VDLN anterior. Además en la segunda canción está acompañada del grupo Editus, uno de los más reconocidos de mi Costa Rica, de quienes más adelante ampliaré detalles.


Aunque algo atrasado ¡Felíz Viernes Dando La Nota y felíz fin de semana, Ojalá lo disfruten mucho!



El Barco


[su_youtube_advanced url="https://youtu.be/MK9DQ9xYlSc" width="700" height="500" rel="no"]



Esta tarde vi llover


[su_youtube_advanced url="https://youtu.be/YosZijMKM8U" width="700" height="500" rel="no"]




8 de diciembre de 2016

#VDLN ~ Suite Doble

Hace casi un mes que estoy desaparecido, han sido unas semanas muy ajetreadas con acontecimientos maravillosos, acontecimientos regulares y acontecimientos bastante malos; más tarde voy a tratar de hacerme un espacio para escribir un poco sobre ello.
Hoy traigo a Marta y Bernal de "Suite Doble", sus melodías siempre me han gustado, pero más que nada sus letras.
Me encantan las historias, toda clase de historias, las que veo, las que leo, las que escucho, las que vivo... Adoro las películas, pero, casi no dejan pie a la imaginación, todo te lo presentan detalle a detalle, es por eso que me entretienen más los libros y al igual que estos hay canciones que cuentan historias a las que les puedo poner los rostros que yo quiera e inclusive darles los giros y/o los finales que me apetezca.
Entre esas canciones están las de Suite Doble, acá les dejo un par de ejemplos:

Profanar


Al final




Relacionadas

Entrada Recomendada

Ya son nueve meses. El tiempo corre

La vida pasa volando. Esa certeza se cierne sobre mí cada vez con más contundencia desde que soy papá. Ahí va superando retos y dán...