17 de julio de 2016

¡Súper Poderes!

Súperpoderes - geekyfather.com

Mary Jane tiene a Peter Parker; con sus sentidos arácnidos, su poderosa telaraña y su complejo de trapecista de “Cirque du Soleil”. Chichi (o Milk) tiene a Gokū; con su inigualable Ki, la Genkidama y el infaltable Kamehameha. Pepper Potts tiene a Tony Stark (¿O es al revés?), porque aquí no queda muy claro quien termina salvando a quien, en fin, con su armadura irrompible, su inteligencia soberbia y su soberbia... soberbia. Hulk tiene a Betty Ross; siempre con unos pantalones nuevos a mano además de su apoyo incondicional en todo sentido. Luisa Lane (personaje patético por cierto, ¿Qué aporta Luisa aparte de gritos, desmayos y metidas de pata? Luisa es más peligrosa que la kryptonita) tiene a Clark con gran fuerza, todas sus “cosas de alien” y sus calzones rojos...

Batman/Bruce es más complicado; entre sus fantasmas internos poco tiempo le queda para lo demás. Gótica tiene a Batman y Batman siempre tiene a Alfred.

Han tiene a Leia, Leia tiene a Han.

Y ¡Yo tengo a Clari! Porque seamos sinceros, en una distopía de contexto súper-heroico no creo que yo sea el más capacitado de los dos para vestir la capa. Además con esto del embarazo es ella quien fue afectada por quien sabe qué “accidente radiactivo” y ¡Ha empezado a desarrollar súper poderes! Acá enumero los que se han manifestado con más insistencia:

Súper Olfato: Eso, ¡Esta mujer es capaz de oler cualquier cosa a kilómetros! El otro día estábamos viendo televisión cuando se le metió que había un bicho muerto no sé dónde, y yo dale y dale buscando una rata o algo así, cuando se le ocurre decirme que levante el sillón, para encontrar un mísero gusanito seco que no podía medir más que medio centímetro. Sinceramente a mí el bichito no me olió a nada, pero una vez que lo boté ¡Santo remedio! Mi súper-heroína recuperó la paz.

En otra ocasión, un fin de semana, estaba yo muy campante haciendo trabajos de la universidad cuando Clari me dice: “¡Qué rico! Huele a pancito recién hecho”, yo por más que inhalé no pude oler el pancito rico, pero sí terminé antojado, entonces me fui para la pulpería a buscar pan para tomar café, de camino fue la sorpresa cuando pasé frente a una casa que está tal vez a unos 600 metros de la nuestra, después de una curva. Me golpeó en la nariz el olor a “pancito” y me di cuenta que la señora de la casa estaba horneando.

Ni que decir las veces que dejo una media (calcetín) olvidada debajo de la cama.

Súper oído: Aunque esté hablando por teléfono en el corredor de la casa, ella es capaz de escuchar tanto mis palabras como las de mi interlocutor. ¡Eso da miedo! Pero por dicha no tengo nada que ocultar.

En la noche es: “No puedo dormir por el repiqueteo de esa gota”. ¿Pero cuál gota? Revisé todos los grifos dentro de la casa, todos estaban bien cerrados. Ella insiste: “vaya a la pila”. Abro la puerta, camino en medio de la noche hasta la zona de lavado y ¡Zás! Ahí está la triste gota cayendo con ritmo pausado en una palangana con agua, plip... plip... plip.

Clarividencia: O una especie de capacidad de percibir situaciones a punto de suceder, esto también puede ser resultado de la combinación de los dos súper poderes anteriores. Estamos conversando tranquilamente en la noche, cuando me dice: “Ricardo abra la puerta ya”; salgo disparado, abro, está el perro de mis padres muy feliz con la pata levantada en las macetas del corredor... ¿Cómo se dio cuenta? ¿Lo escuchó? ¿Lo olió? ¿O lo presintió? ¡Sólo ella sabrá!

Como todo superhéroe mi negrita también tiene sus puntos débiles, en su caso es su poca resistencia al frío, nada que su enorme capa-cobija no pueda resolver. El problema es que a veces se inventa el dichoso frío, hay noches en que yo me retuerzo en la cama de calor y ella pide la cobija, esto sin estar enferma. Un día de estos la voy ver dar una voltereta con su cobija y aparecer frente a mí enmascarada y más poderosa.

Acabo de caer en la cuenta de que los súper poderes se manifiestan mucho más en la noche, tengo mi propia “Dama Oscura”.

¿Quién sabe qué otras aventuras voy a vivir junto a esta Súper Mamá? Las espero todas con ansias, pero ¡Qué la Fuerza me acompañe!

Relacionadas

Entrada Recomendada

Ya son nueve meses. El tiempo corre

La vida pasa volando. Esa certeza se cierne sobre mí cada vez con más contundencia desde que soy papá. Ahí va superando retos y dán...